Lifestyle

Un domingo diferente

Ha sido difícil romper la rutina cuando todos los días son exactamente iguales. Me considero una persona optimista, y eso me ha ayudado a hacer más ligero este encierro, sin embargo no siempre uno logra estar bien todo el día todos los días. Es por eso que mi familia y yo hemos encontrado algunas formas de hacer los días más ligeros, y este domingo lo hicimos muy bien.

Mi familia es muy fan de la comida española, en especial de la paella, así que este fin decidimos consentirnos y pedir paella a domicilio. La pedimos de un pequeño nuevo negocio llamado “El Rey de la Cocina Giorgio”.

Como entrada tuvimos guacamole con totopos (muy español, I know) y acompañamos la paella con pan de La Esperanza y vino tinto. Por el clima, no pudimos comer afuera como lo hacemos los fines de semana, así que movimos el festín al comedor. Alexa nos acompañó con una playlist muy española, con canciones como “Volare”.

A lo que intento ir con esto, es que a veces lo único que necesitamos es cambiar con pequeños detalles la rutina. Qué tal si comen ese platillo que han tenido en mente desde un par de semanas, lo acompañan con su vino favorito y buena música. A veces tendemos a reservar ciertas cosas para momentos especiales: ese vestido, esa botella, ese perfume. Pero si hay algo que hemos aprendido en este encierro es a dejar de esperar. Suene cliché o no, pero es la verdad, hay gozo en lo ordinario porque en lo ordinario encontramos lo que de verdad es importante.

Buena suerte y provecho,

Andy