Personal

21 lecciones

Hace un par de días cumplí 21 años, y me sigo viendo de 17 años. Y con este post me parece la manera perfecta de empezar este blog, ya que es un reflejo de lo que quiero hacer por acá; compartir lo poquito que he aprendido, y que recorramos juntos el camino para ser nuestras mejores versiones, ser quien queramos ser.

Estas 21 lecciones no tienen un orden de importancia, sólo son cosas que he aprendido a lo largo de mi vida, cosas que me hubiera gustado saber, cosas que aunque me dijeron cobraron sentido hasta que las viví, y pequeños recordatorios que debería escuchar más seguido

  1. Si tienes un sueño, es porque tienes la capacidad de cumplirlos
  2. Por favor, no bases tus acciones en lo qué dirán los demás
  3. Siempre encontrarás apoyo en tu familia
  4. Se vale caer, pero lo importante es levantarte
  5. Te dañas más a ti cuando vas en contra de ti misma, tus valores y creencias
  6. No te auto-sabotes, no seas la primera en ponerte barreras y limitantes
  7. Deja de quejarte, qué flojera
  8. Eres más querida de lo que te das cuenta
  9. La mayor parte de las cosas por las que te preocupas, nunca terminan sucediendo
  10. También es importante que aprendas a premiarte y recompensarte
  11. Lo que sea que estés viviendo, probablemente Taylor Swift hizo una canción de eso
  12. Tus pensamientos tienen una capacidad inimaginable, úsalos a tu favor
  13. Todo siempre pasa, tanto lo malo como lo bueno
  14. Es mejor caminar acompañada que sola
  15. Primero ámate a ti, enamórate de ti, después de quien quieras
  16. Se vale llorar, estar mal y lamerse las heridas; recomiendo hacerlo con música de Matisse
  17. Cuando eres tú misma, eres libre
  18. Aprende a escucharte, eres tu propia brújula
  19. No, no está bien ni debes tolerar ningún acto de machismo, no aceptes miradas, comentarios o actos que te incomoden
  20. Nunca dejes de aprender, cuestiona, pregunta, investiga; ten alma de niña una vez más
  21. La vida es mucho mejor, de la mano de Dios

Diario aprendemos algo nuevo, somos una esponjita que día con día absorbe nuevas lecciones, a través de lo que vive, lee, mira y analiza. No dejamos de aprender nunca, sigamos creciendo y no nos demos por vencidos en esta lucha de convertirnos nuestra mejor versión

Buena suerte en tu camino,

Andy